Has decidido casarte. Eso significa que vas contratar servicios para bodas en Chiclana de la Frontera, y puede ser por diversos motivos: porque eres de Chiclana, tu novia es chiclanera, tu novio se crió aquí, o simplemente has pensado celebrar tu enlace en uno de los lugares más exclusivos de Novo Sancti Petri (que haberlos, haylos, ¡y muchos!). Antes de que empieces a tirarte de los pelos o a estresarte o a discutir con tu futuro cónyuge… o con tu familia mismamente, o con la familia política que te espera (¡un clásico!), lo mejor será que mantengas la calma. Lo primero, una reunión con tu chico/chica para echar una buena tormenta de ideas. ¿Cómo queréis hacerlo, qué fechas manejáis, qué vais a necesitar, qué es irrenunciable, qué no es negociable, qué os haría más ilusión a ambos? En definitiva, ¿cómo quieres/queréis que sea el día más importante de vuestra vida? A lo largo de esa jornada, no habrá nada ni nadie más protagonista que vosotros: ya seáis chico y chica, chico y chico, chica y chica. Vosotros sois, seréis, los VIP de la fiesta, del banquete. O del convite, como se ha dicho desde siempre.

Lo primero: el salón

Una vez fijada la fecha, previa petición de mano (si sois muy tradicionales, si no, siempre lo podéis hablar de un día para otro: "esto… ¿nos casamos?"), y tomada la decisión de cómo queréis casaros (por la Iglesia, por lo civil o por el rito pastafari si se tercia), es cuando se produce un momento clave: la búsqueda de salón. La oferta de Salones, hoteles y fincas para celebraciones en Chiclana es cuantiosa y diversa, simplemente habría que hacer una criba para quedarse con los más adecuados para vuestro 'timing' de boda. La exclusividad y el lujo de las firmas hoteleras aportará ese toque sofisticado y deseado. Eso sí, puesto que estamos en territorio sureño, si estás pensando en una boda más campera, nada como una hacienda, cortijo o finca para celebraciones íntimas y familiares. Porque el número de invitados cuenta: ¿quieres bodorrio, en el mejor sentido de la palabra, o una boda más minimalista? En este sentido, la lista de invitados a la ceremonia tendrá la última palabra.

Catering ¡barra libre!

Es verdad que este apartado puede estar incluido en el primero pero… Quizá quieras -es decir, queráis- contratar el servicio de catering aparte. Empresas de catering en Chiclana especializadas en grandes, pequeños y medianos eventos son las responsables de la comida, cena y coctelería (aquí incluimos la ¡barra libre!). Disponen de sus propias instalaciones, tanto para preparar los menús como para servirlos (como salón de celebraciones). La diversificación de ofertas es cada vez más amplia: hay coctelería acrobática, barras temáticas orientales, o tropicales y sin alcohol, por ejemplo. Los estándares del menú elegido han de ser altos, como tu boda se merece. Los gustos y particularidades culinarias y dietéticas de cada cliente se cuidan con mimo: invitados celíacos, alérgicos, vegetarianos y veganos, etcétera.

Música, sí

Con la música no se juega, eso es así. Y en tu boda menos todavía. Así pues, tendrás que emplearte a fondo para: 1º) Tener muy claro qué quieres que suene en tu boda, y 2º) Conseguir a los músicos y pinchadiscos (o disc-jockeys) adecuados. La música no es solamente ambientación musical, es muchísimo más. Es una soprano cantando a Schubert durante la ceremonia, un cuarteto de cuerda tocando en el jardín donde se celebra el enlace, es una banda de jazz amenizando el momento-cóctel, es el grupo de pachanga con el que hacer una buena conga en el cenit de la fiesta, una orquesta con éxitos de oro (de los que tus padres bailan seguro), un buen grupo de versiones, es el disc-jockey que va a tener preparado un arsenal compuesto por tus canciones favoritas, tu música, la de tu chico o tu chica… O la banda sonora original de "El Padrino" (1972) con la que ver disfrutar y bailar a la novia y al papá juntos (emulando al baile nupcial de Marlon Brando y Talia Shire en la mítica escena de la boda).

¿A quién invitamos?

Buena pregunta. Es necesario afrontar la cuestión numérica (tu bolsillo lo agradecerá). ¿A cuánta gente vamos a invitar? En función de eso habrá que ir pensando en el número de tarjetas, tarjetones e invitaciones de boda que precisamos. Se trata de un detalle importantísimo, de hecho es una especie de carta de presentación; una vez que los invitados reciban su respectiva tarjeta sabrán, de alguna manera, a qué clase de boda van a ir: elegante y 'cool', divertida o excéntrica, relajada e informal, rociera o castiza, ibicenca y playera… Elige bien al proveedor de un detalle tan importante, y si puedes, súmalo a otros detalles nupciales: existen empresas dedicadas a preparar invitaciones de boda, decoraciones florales, los clásicos alfileres, obsequios para los invitados, etcétera. Dependerá de tus gustos -y del presupuesto, claro- porque igualmente puedes optar por encargar todo el tema floral, pongamos por caso, a floristas especializados (se van a ocupar del ramo de la novia o de los cestos para los regalos, etcétera).

¿Cómo nos movemos?

A ver, sois los novios, los contrayentes, los futuros desposados, los… protagonistas. En este evento, sois el 'star-system', vaya. No se puede llegar de cualquier manera al ritual del enlace: ya sea en un templo o en una preciosa finca campestre al lado de un estanque. El coche en el que hace su aparición el binomio novia-padrino (o novio y novio) suele ser el más espectacular: si tiramos de un vehículo antiguo, de época, está claro que vamos a triunfar. El alquiler de coches de caballos, para los más castizos, es otra opción (eso sí, asegúrate de que los equinos están perfectamente tratados y fresquitos, sobre todo si es verano).

Blancos y radiantes

¡¡Es tu boda!! Conocer lo antes posible el modelo que vas a lucir ese día en el que todo dios te va a estar mirando (fotógrafos y cámaras, profesionales y amateur, los primeros) no es ninguna tontería. Los vestidos de novia en Chiclana los puedes conseguir cómodamente, pero primero deberás preguntarte a ti misma -si eres chica- cuál es el traje nupcial de tus sueños: espectacular o discreto, romántico o rompedor, sexy o recatado, exclusivo… Las tiendas que diseñan trajes de novia y disponen de taller, en este sentido, confeccionarán un vestido únicamente para ti. Otra posibilidad es seguir las tendencias, dejarte aconsejar por quienes mejor conocen las colecciones de moda nupcial: trajes entallados (tipo sirena), de princesa (los que dibujan una A en tu silueta), estilo imperio (de cintura alta, ideales para novias embarazadas), tipo tubo (ajustados al cuerpo como un guante), con corpiños, diferentes tocados, con velo, sin velo, blanco-nuclear-de-siempre, champagne, rosa (el nuevo blanco para novias), e incluso estampados (para novias audaces). Si eres chico -o sea, el novio o uno de los novios- no puedes dormirte en los laureles. El chaqué es el top de lo 'classic', tan formal que ni te lo creerás cuando lo lleves puesto, y aporta un no-sé-qué guay. Si no quieres levitas ni nada que se le parezca, un traje clásico (con chaqueta recta, entallada o cruzada, con chaleco o sin chaleco) lucirá estupendo. La moda masculina ha ido evolucionando en los últimos tiempos, y las propuestas son cada vez más atractivas.

¡Fotos sí!

Vale, estamos en la era de los móviles inteligentes (esos que nos permiten sacar muchas fotos a cada instante, por poco interés que tengan, o grabar vídeos chorras). Lo cual significa que tu boda va a estar de sobra documentada: por tus amigos, por tus padres, por tus tíos, por tus primos, por la familia-política-al-completo, por tus compañeros de curro, ¡hasta por tus jefes! Por los camareros, por los músicos, por… los cocineros. Por alguien que pase por allí. Por no hablar de los que os casáis: seguro que cae un 'selfie'. Pero sabemos de sobra que los profesionales de la fotografía y la imagen lo valen mucho, y ese álbum de fotos -analógico y digital- tiene que ser un recuerdo profesional. Fotógrafos para bodas en Chiclana, y profesionales que, cámara en mano, van a inmortalizar los mejores momentos. El 'very best' del enlace.

Despedir la soltería

Además de una película estrenada en 1984 (protagonizada por un joven Tom Hanks, por cierto) la "Despedida de soltero" es un concepto tan abierto como divertido. Hay quienes se lo toman como una celebración mixta, reuniendo a los amigos de la pareja; en este caso, puede tratarse de cenas relajadas en sitios conocidos (que no precisan de planificación excesiva). Pero si lo que buscas es una despedida a lo grande, un desparrame, la diversidad es máxima: saunas y spas, alquiler de limusinas, despedidas en barcos, restaurantes temáticos, paquetes con cena y show caliente y gracioso (boys, drag queens, strippers)... Hay hasta quien celebra las despedidas de soltero en partidas de 'paintball'. Despedir la soltería es, actualmente, casi un subgénero de la fiesta pre-boda: además, para esto no vas a complicarte la vida (alguien lo hará por ti, tranquilidad).

Un momento… ¿Y los anillos?

Hablar de servicios para bodas en Chiclana y no mencionar las joyerías y el tema de las alianzas está feo. ¡Los anillos y las arras son todo un símbolo! Especialmente si pasas por el altar. El anillo de compromiso -dice la tradición que es el novio el que ha de regalárselo a la novia, aunque desconocemos cómo se hace en las bodas posmodernas- tiene que estar comprado durante la pedida de mano, si la hay. En cuanto a alianza, ¡con que esté para el día del enlace estará bien!

Showing 8 from 8 Items

Count:
Sort by:
Order: