post-title Vacaciones en el RIU de Chiclana por unos 300 euros

Vacaciones en el RIU de Chiclana por unos 300 euros

Loading…

Vacaciones en el RIU de Chiclana por unos 300 euros

La Guardia Civil detuvo el pasado viernes a 18 personas imputadas por un delito de estafa. Estos sujetos se alojaron entre junio y agosto del año pasado en el Hotel RIU de Chiclana, unas vacaciones por todo lo alto en uno de los mejores hoteles de Sancti Petri con gastos pagados. Las estancias fueron inferiores a una semana, y en algunos casos no se privaron de ningún lujo, llegando a sumar cantidades de 3.000 y 5.000 euros. Las cuentas eran cargadas a tarjetas de crédito que habían sido clonadas.

Vacaciones en el RIU de Chiclana por unos 300 euros

Estos huéspedes de Badajoz reservaban con poca antelación a través de una agencia británica y con tarjeta de crédito. Una vez que dejaban el hotel, cargaban toda la factura a dichas tarjetas. Y unos días después, la entidad bancaria rechazaba el pago porque los datos habían sido falsificados.

Según creen los investigadores del caso, el motivo por el que las estancias eran muy cortas era este mismo, es decir, para que cuando la estafa fuese descubierta los ahora detenidos ya hubieran abandonado el hotel.

El hotel, tras varios casos continuados, se alertó y a los últimos visitantes les reclamó el pago en metálico antes de que fuesen. La dirección se percató que estos últimos habían reservado con el mismo método, eran también de Badajoz y que uno de ellos había presentado una tarjeta a nombre de un ciudadano británico, que había sido rechazada anteriormente.

La Guardia Civil, al recibir la denuncia del hotel, rastreó las IP desde donde se realizaron las reservas y con los datos que el establecimiento les facilitó, localizaron a los 18 detenidos en Badajoz, dónde se les interrogó a finales del mes de febrero. Todos quedaron en libertad con cargos.

En sus declaraciones, los detenidos han contado una versión de los hechos muy parecidas. Un chollo de viaje que encuentran en una web y un encuentro con una persona en un sitio poco inusual, para hacer la reserva por la que pagaron entre 300 y 800 euros en metálico.

La Benemérita ha señalado que estas personas conocían lo que estaban pagando y que no era ninguna “ganga”. La coincidencia en las declaraciones evidencia que se habían puesto de acuerdo entre ellos, para así ofrecer una misma versión y presentarse como víctimas de un engaño.

Ellos forman parte de una red que trafica con la clonación de tarjetas, los datos son robados a través de aparatos que colocan en cajeros y terminales TPV. Esta información se vende a otros que la utilizan para adquirir bienes y servicios que luego distribuyen en el mercado negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

Entérate de todo

Queremos que no te falte ni el perejil, así que si te suscribes a nuestro boletín no dirás nunca eso de: ¿Y por qué no me he enterado?. Tu, como el resto de 807 suscriptores.

¡También puedes seguirnos en las redes!