Inicio > Rutas de interés > Colada de Fuente Amarga,  Pinar de la Espartosa y Callejón de Borreguitos

Datos técnicos de la ruta

  • Término municipal Chiclana de la Frontera
  • Tipo Lineal
  • Distancia 8,9 kilómetros
  • Duración 3 horas
  • Dificultad Baja
  • Señalización No
  • Cota máxima 48 metros
  • Cota mínima 12 metros
  • Permisos No es necesario

Descripción de la ruta

Ruta Colada de Fuente Amarga

Ruta Colada de Fuente Amarga

Se accede a través de la carretera del Novo Sancti Petri (junto al residencial El Trébol). Tomamos la salida 15 de la A­-48, dirección El Colorado, y posteriormente nos dirigimos a la derecha, hacia la urbanización. El sendero comienza en un camino asfaltado, con la señalización de Golf Meliá.

La variedad paisajística de esta ruta es su principal valor. En ella encontramos fauna y flora diversa.

A finales de los sesenta, el primer tramo de la vía pecuaria de la Colada de Fuente Amarga -­de 20 metros de anchura­- quedó deslindado del resto del camino, de unos ocho metros. Hoy en día, al comenzar la ruta, lo primero que divisamos son zonas residenciales y campos de labor, hasta que pasamos la entrada a la derecha y nos metemos en Campano (en un paraje conocida como Pago de Melilla). Cruzamos el Arroyo Ahogarratones, de estrecho cauce (harto engañoso, dado su abundante caudal en época de lluvias). Queda a la derecha la Colada de Recoveros (cuyo nombre evoca a los vendedores ambulantes que, a lomos de caballo, acercaban las mercancías a las poblaciones dispersas por las campiñas); este sendero desemboca en una urbanización ­-Llano de las Maravillas-­, y la carretera A-­48. Bordeando el Chaparral de Vélez disfrutamos de un auténtico bosque isla compuesto por variedades forestales y matorrales mediterráneos; de ahí alcanzamos la vega del Arroyo de la Salineta ­-otro arroyo estacional que se une, aguas abajo, con el Ahogarratones-­, formando la Carrajolilla (que desemboca en el Caño de Sancti Petri).

Pocos metros después de pasar el arroyo nos topamos con un cruce: tomamos, a la derecha, el llamado Camino de la Cepa, que bordea una antigua cantera. Si nos desviamos por la izquierda y continuamos caminando por algunas pistas, alcanzamos la parte alta de la Espartosa, que cuenta con una pequeña zona de descanso: los depósitos municipales, punto de referencia, están rodeados por un monte bajo donde abunda el tomillo. Delante de los depósitos se ha habilitado un sencillo mirador, señalizado como Punto Mágico de Chiclana; la vista es muy hermosa, y abarca la masa ­-compacta-­ del Pinar de la Laguna de Paja, el núcleo de Medina (en los días claros) y los principales relieves provinciales (Sierras del Aljibe y del Pinar), o del monte Breña.

Comenzamos entonces el descenso, hacia la carretera de las Lagunas, a través de un pequeño sendero que se amplía en una pista en dirección oeste (O). Una en la carretera, a escasos metros Reserva Natural Concertada de la Laguna de la Paja (bautizada así por la paja-­enea que cubre, prácticamente, toda el agua; paja que se utilizaba antiguamente para los techos de las chozas), ascendemos ligeramente por el Callejón de Borreguitos. Las zonas cultivadas y las edificaciones anuncian que estamos adentrándonos en la ciudad de Chiclana. La rotonda de la antigua carretera de Fuente Amarga marca el fin del recorrido.