post-title Tortas de manteca

Tortas de manteca

Loading…

Tortas de manteca

Tortas de manteca

La tortas de manteca son uno de los dulces más tradicionales de la gastronomía chiclanera. Ya sea en el desayuno o en la merienda, las tortas de manteca suponen un delicioso aporte de calorías para enfrentarnos a las tareas diarias.

Ingredientes:

  • 250 g de harina de fuerza
  • 150 ml de agua
  • 5 g de levadura fresca
  • una pizca de sal
  • Manteca blanca de cerdo
  • Azúcar

Elaboración:

Las tortas de manteca pueden prepararse de forma artesanal, utilizando instrumentos que están presentes en cualquier cocina, o de una manera más profesional si se dispone de una panificadora.

El proceso más tradicional de preparación comienza con la elaboración de la masa. Para ello tenemos que poner la harina en un bol grande y hacer un hueco en el centro que llenaremos con el agua previamente templada y la levadura desmigada.

A continuación, mezclaremos bien con la ayuda de una espátula y cuando la masa tenga un aspecto homogéneo incorporaremos la sal. Una vez hecho esto, taparemos el bol con un paño limpio y dejaremos fermentar la masa durante media hora.

Una vez que la masa haya fermentado, procederemos a hacer las tortas, dando forma a los trozos de masa con las manos bien untadas con manteca blanca de cerdo. La forma y tamaño de las tortas dependerá de lo creativos que nos sintamos en ese momento, pero es recomendable que las porciones estén ligeramente estiradas para que se cocinen bien.

Finalmente, tendremos que espolvorear las tortas con azúcar y meterlas en el horno, previamente calentado, a 200º C durante al menos 20 minutos. Para que las tortas no se peguen, untaremos la bandeja del horno con manteca o aceite.

En el caso de contar con una panificadora el proceso es más largo pero menos laborioso. No tendremos más que introducir los ingredientes en la cubeta, comenzando por el agua tibia, seguida de la harina y la sal, y poner el programa de amasado. A continuación, separaremos la masa en cuatro o cinco partes con las manos bien untadas en manteca blanca de cerdo, las taparemos y las dejaremos fermentar durante una hora. El proceso a partir de ahí es exactamente igual al que se ha descrito anteriormente para la elaboración artesanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

Entérate de todo

Queremos que no te falte ni el perejil, así que si te suscribes a nuestro boletín no dirás nunca eso de: ¿Y por qué no me he enterado?. Tu, como el resto de 753 suscriptores.

¡También puedes seguirnos en las redes!