post-title Pollo en escabeche al estilo de Chiclana

Pollo en escabeche al estilo de Chiclana

Loading…

Pollo en escabeche al estilo de Chiclana

Pollo en escabeche al estilo de Chiclana

El escabeche es un marinado que surgió en su momento con el objetivo de conservar todo tipo de alimentos antes de que existieran los frigoríficos. Esta extraordinaria manera de macerar carnes y pescados en vinagre continúa siendo a día de hoy uno de los sabores favoritos para muchos de los paladares más exigentes. El pollo en escabeche consiste una sencilla y suculenta receta con la que sorprenderás a los comensales invirtiendo  lo mínimo en tiempo y dinero.

Ingredientes:

  • 1 pollo
  • 1 cabeza de ajos
  • 2 cebollas
  • 6 zanahorias
  • Laurel
  • Romero
  • Tomillo
  • Jengibre
  • Sal
  • Pimienta en grano
  • Vino Blanco
  • Vinagre de Jerez
  • Aceite
  • Agua

Elaboración:

Lo primero que haremos será trocear, limpiar y quitarle la piel al pollo, si bien es cierto que podemos pedirle a nuestro amable carnicero que realice esta tediosa tarea por nosotros. Es preferible utilizar un pollo entero debido a que los huesos dejarán un sabor extraordinario en el caldo durante la cocción, aunque también podemos hacer pollo en escabeche con pollo deshuesado.

Una vez que hayamos salado el pollo, lo pondremos en la cacerola donde previamente hemos vertido un buen chorro de aceite de oliva y los ajos enteros. Mientras que las piezas de pollo se van dorando junto con los ajos, podemos ir cortando las verduras. Lo ideal es trocear las cebollas en juliana y las zanahorias en tiras gruesas.

Cuando el pollo esté bien dorado es el momento de incorporar las cebollas y zanahorias y pasados unos minutos añadiremos las especias. Debemos tener cuidado en no excedernos con los granos de pimienta ni tampoco con el jengibre y bastará con un par de hojas de laurel, una ramita de romero seco y un poco de tomillo.

Cuando la cebolla esté transparente, añadiremos un vaso de vino blanco y dejaremos que se evapore el alcohol. Mientras tanto pondremos agua a calentar para que al añadirla no baje la ebullición del guiso.

A continuación añadiremos medio vaso de vinagre de Jerez y agua caliente hasta cubrir todo el contenido de la olla. Ya solo falta esperar a que el guiso consuma el agua a fuego lento hasta que esta quede reducida a una salsa de un color marrón oscuro y con un extraordinario aroma a vinagre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

Entérate de todo

Queremos que no te falte ni el perejil, así que si te suscribes a nuestro boletín no dirás nunca eso de: ¿Y por qué no me he enterado?. Tu, como el resto de 798 suscriptores.

¡También puedes seguirnos en las redes!