Los mesones y ventas en Chiclana responden a una larguísima tradición. De hecho, forman parte de la historia de la hostelería (los primeros como albergues de ciudad, y las segundas como hospederías en mitad de los caminos). Mesones y ventas -puede decirse- son más que lugares para comer. Y si antiguamente se alzaban como sitios de paso o de alto en el camino, hoy en día sucede al revés: son quienes residen en la ciudad los que se desplazan hasta la venta o el mesón para recuperar sabores vetustos, sabrosos. Cierto encanto primitivo y campero, amén de la promesa de una comilona buena, hace de estos establecimientos una opción muy poderosa: ¿dónde, si no, disfrutar de las mejores presas y secretos ibéricos? Como alternativa a la típica comida de playa, marinera, ¡es posible que no tengan competencia!

Nothing Found

Apologies, but no results were found. Perhaps searching will help find a related post.